La principal diferencia entre un pendiente de aro, un arete y un piercing en la mayoría de los casos es su ubicación en el cuerpo y su método de colocación.

Pendientes de aro

Un pendiente de aro es una joya que se coloca en el lóbulo de la oreja y se sujeta mediante un pequeño gancho. Los hay tanto de aro completo como con cierre de presión. Se caracteriza por tener una forma circular y puede ser de diferentes tamaños y diseños.

Los pendientes de aro los hay desde pequeñitos hasta modelos grandísimos, tanto que llegan hasta el hombro. Otra forma de diferenciarse es por el grosor, siendo desde muy finos hasta modelos gruesos de algunos milímetros de ancho.

Aretes

Un arete es un término general que se refiere a cualquier tipo de pendiente que se suele colocar en la oreja. Es similar a un pendiente de aro, pero puede tener diferentes diseños y formas, como gotas, botones, etc

Muchos aretes son la base para pendientes compuestos de distintos abalorios, como el clásico abalorio con cristal tallado, la pluma, la cruz, el rayo, etc.

El Piercing

Un piercing es un agujero hecho en la piel para colocar una joya, puede ser en diferentes partes del cuerpo como la nariz, labio, ceja, etc. El proceso para colocar un piercing implica perforar la piel con una aguja y colocar una joya específica en el agujero, a diferencia de un pendiente de aro o arete, que se sujeta mediante un gancho o palillo de presión.

En resumen, un pendiente de aro es un tipo específico de arete que se caracteriza por su forma circular, los aretes son cualquier tipo de pendiente que se coloca en el lóbulo de la oreja, y un piercing es un agujero hecho en la piel para colocar una joya.