La pulseras de eslabones son todo un clásico que no pasa de moda. Aunque en realidad esta pulsera está hecha con cadena, la llamamos de eslabones cuando éstos son más gruesos de lo normal y sobre todo cuando son los protagonistas por su forma en este tipo de complemento.

Tipos de eslabones

Las pulseras compuestas por distintos tipos de eslabones son muy variadas y aquí te vamos a contar cuáles son algunos de los modelos más conocidos.

Eslabones calabrote o de barco

Estos eslabones para pulseras quizás sean uno de los más conocidos y más usados dentro de la platería. Son muy conocidos al estar formados por unos eslabones gruesos completamente cerrados y con un apoyo en el centro.

Los hay de muchos tipos y cada diseñador le da su toque particular, pero en el fondo recuerda a la cadena que usan o usaban los barcos con el que sujetaban el ancla. Estos calabrotes son ideales para pulseras de eslabones gruesos.

Incluso puedes encontrar muchos modelos de pulseras de cuero con un alabrote como adorno o a modo de cierre por botón.

Eslabones barbados

Son un tipo de eslabones con los que confeccionar pulseras y cadenas qué habrás visto habitualmente en esclavas y este tipo de complementos. Su forma es la de una cadena de eslabones redondos simples que aparentemente se han aplastado.

Seguro que conoces muchas pulseras con este tipo de cadena barbada, incluso los hay de distintas medidas, desde cadenas muy finitas y delicadas hasta otras mucho más gruesas, ideales para caballero.

Pulsera de eslabones bilbaína

Este modelo de pulsera se compone en la mayoría de las ocasiones de una sola cadena bilbaína y un cierre a juego. Es habitual que este complemento sea de oro o con un acabado dorado, pero también hay quien le gusta llevarlo en acabado de plata brillante .

Su forma es muy similar a la cadena de eslabones barbados, pero en esta ocasión los eslabones no son redondos sino más bien alargados a los que también parece o simulan que los han aplastado.

Pulsera con eslabones alternos

Aquí ya puedes dejar volar tu imaginación, porque muchas pulseras se hacen con varios tipos de eslabones o piezas de forma alterna. Así se consiguen modelos muy originales y elegantes para llevar a diario.

Y no solo eso, las pulseras de eslabones alternos se pueden elegir en distintos acabados y calidades. Te puedes hacer con una pulsera de bisutería muy resultona o también comprar un modelo de oro blanco u oro amarillo más clásico para lucir durante mucho más tiempo e incluso para regalar.